El ser humano — la réplica universal [9 componentes]

El ser humano — la réplica universal [9 componentes]

 

1. EL ÚNICO UNIDO

Si el hombre es el universo en miniatura, entonces todos los factores del hombre se duplican a una escala mayor en el universo. Todas las fuerzas y elementos, que son poderosos en el hombre, también son poderosos en el universo en general. Según la consciencia cósmica de los egipcios, cada acción realizada por el hombre se cree que está vinculada a un patrón superior del universo, incluyendo estornudar, parpadear, escupir, gritar, llorar, bailar, jugar, comer, beber y las relaciones sexuales.

Para los antiguos egipcios, el hombre, como un universo en miniatura, representa la imagen creada de toda la creación. Debido a que a Ra, el impulso creativo cósmico, se le llama,

El Único Unido, El que Sale de sus Propios Miembros,

el ser humano (la imagen de la creación) es, Un Único Unido. El cuerpo humano es una unidad compuesta de varias partes unidas. En la Letanía de Ra, las partes del cuerpo del hombre divino son cada una identificada con un neter (dios) o una netert (diosa).

El hombre, para los antiguos egipcios, era la personificación de las leyes de la creación. Como tal, las funciones y procesos fisiológicos de las diferentes partes del cuerpo se vieron como manifestaciones de las funciones cósmicas. Las extremidades y los órganos además de su función física tenían una función metafísica. Las partes del cuerpo se consagraron a uno de los neteru (principios divinos), lo que se plasmó en los registros egipcios a través de su historia recuperada.

  • Declaración 215 § 148-149, de la Cámara de los Sarcófagos de la Tumba de Unas (pirámide en ruinas) en Saqqara, identifica las partes del cuerpo (cabeza, nariz, dientes, brazos, piernas, etc.), cada una con su neteru divino (dioses y diosas).

        Tu cabeza es esa de Horus
         . . .
         tu nariz es Anubis
        tus dientes son Sopdu
        tus brazos son Happy y Dua-mutef,
       . . .
       tus piernas son Imesty y Kebeh-senuf,
        . . .
      Todos tus miembros son los gemelos de Atam.

  • Del Papiro de Ani, [pl. 32, artículo 42]:

«Mi cabello es Nun; mi cara es Ra; mis ojos son Hathor; mis orejas son Wep-wawet; mi nariz es She que preside sobre su hoja de loto; mis labios son Anubis; mis muelas son Selket; mis incisivos son Isis; mis brazos son el Ram, el Señor de Mendes; mi seno es Neith; mi espalda es Seth; mi falo es Osiris; … mi vientre y mi columna son Sekhmet; mis nalgas son el Ojo de Horus; mis pantorrillas y mis muslos son Nut; mis pies son Ptah; …ninguno de mis miembros está desprovisto de un Neter (dios), y Tot es la protección de toda mi carne».

El texto anterior no deja dudas sobre la divinidad de cada miembro:

«no hay miembro mío desprovisto de un neter (dios)».

 

2. FUNCIONES METAFÍSICAS/FÍSICAS DE LAS PARTES DEL CUERPO

En todo el mundo hay el instinto humano de utilizar una parte/órgano humano para describir un aspecto metafísico. Los textos y símbolos del Antiguo Egipto están impregnados de este entendimiento integral de que el hombre (como un todo y sus diferentes partes) es la imagen del universo (como un todo y sus diferentes partes).

A continuación se exponen unos pocos ejemplos de funciones metafísicas/físicas de algunas partes humanas en el Antiguo Egipto:

  • El Corazón

El corazón se considera y consideró que es un símbolo de las percepciones intelectuales, la consciencia y la valentía moral. El corazón se simboliza como Horus.

  • La Lengua

La lengua es el músculo más fuerte del cuerpo humano. Un hombre de palabra significa que cualquier cosa que él ordene con su lengua se manifestará. La lengua se simboliza como Tot.

  • Tanto el corazón como la lengua son complementarios entre sí, como se indicó claramente en la Estela de Shabaka (716-701 AEC), que es una copia de la Dinastía III.

«El corazón piensa todo lo que desea, y la lengua
dictamina todo lo que desea.»

[En todo el libro podrá encontrar más información acerca de los papeles del corazón y la lengua].

  • El Vientre y la Columna

En nuestras sociedades modernas, las vísceras y el vientre son símbolos de valentía física. Este concepto tiene sus raíces en el Antiguo Egipto. En el Papiro de Ani [pl. 32 artículo 42], leemos,

«mi vientre y mi columna son Sekhmet.»

Sekhmet es una netert (diosa) con cabeza de leona. La leona es el animal más intrépido.

[En todo el libro se describen las funciones metafísicas de algunas otras partes del cuerpo humano].

 

3. LOS NUEVE COMPONENTES DEL HOMBRE

Existimos en varios niveles a la vez, desde el más físico al más espiritual. En realidad, en cierto sentido no existe diferencia entre lo físico y lo espiritual, solo los niveles que están entre los dos extremos del abanico.

Se creía que en el nacimiento, un ser humano posee un cuerpo físico (Khat) y un doble inmaterial (Ka), que vivía dentro del cuerpo y que se asociaba estrechamente con el Ba, que moraba en el corazón y que parecía estar conectado con la sombra del cuerpo físico. En algún lugar del cuerpo vivía el Khu o Alma-espiritual, la naturaleza de que era inmutable, incorruptible e inmortal.

Sin embargo, inseparablemente todo esto estaba relacionado entre sí, y el bienestar de uno solo de ellos concernía al bienestar de todos; e incluso hasta en los Textos de Unas (conocidos comúnmente como de las “Pirámides”) estaban soldados entre sí. Cada uno dispone de sus propios poderes y distinciones; pero existen relaciones bilaterales y trilaterales entre los componentes individuales.

En la cosmología del Antiguo Egipto, el hombre completo está integrado por los siguientes nueve componentes:

1. una fuerza vital, llamada Sekhem
2. un nombre [secreto], llamado Ren
3. un alma espiritual, llamado Khu
4. una sombra, llamada Khaibet
5. un alma corazón [cuerpo etéreo], llamado Ba
6. un doble/imagen, llamado Ka
7. un corazón [consciencia], llamado Ab
8. un cuerpo espiritual, llamado Sahu
9. un cuerpo físico, llamado Khat

1. Sekhem

Sekhem representa el poder vital.

A Ra se le llama el Gran Sekhem.

Sekhem se menciona junto con Ba y Khu.

Al Sekhem se le relaciona con [está asociado con] el Khu.

2. Ren

Ren, como el nombre [secreto] de un hombre se creía que existía en el cielo, y en los Textos de Unas (llamados de las “Pirámides”) se nos dice que

    su nombre, que vive con su Ka.

3. El Alma Espiritual (Khu)

El Khu es un elemento espiritual superior. Es un componente brillante y luminoso. Los Khu son seres celestiales y viven con los neteru (dioses y diosas). Un Khu equivale a un ángel guardián.

El Khu se menciona junto con el Ba y el Khai-bit (el alma y la sombra), y con el Ba y el Ka (el alma y el doble), pero está claro que es algo bastante distinto que Ka, Ba y Khaibit, aunque en algunos aspectos debe haber tenido características similares a las de estas entidades inmateriales del hombre.

4. Khai-bit

Khaibit es la sombra, esa que detiene la luz. Parece haber sido una entidad que sirvió para centrar o unir los Ka inferiores con todos sus apetitos y deseos carnales. El khai-bit parece corresponderse con nuestra idea de un fantasma, que sobre todo aparece en los cementerios.

Los egipcios baladís creen que cada persona tiene una sombra, una entidad independiente, que le sigue en la vida y le acompaña a la tumba.

Cabe mencionar que la palabra egipcia ‘Khai’ significa compañero/hermano.

5. Ba—El Alma Corazón (Cuerpo Etéreo)

Mientras que el componente núm. 3, el anterior ser khu, es el alma espiritual, el componente 5o representa aquí el alma corazón.

Más tarde encontraremos corazón Ab [Ba deletreado al revés] como el 7o componente.

Siempre debe recordarse que el término corazón no significa el órgano físico humano, sino la consciencia.

Por lo tanto, Ba como el alma corazón representa la totalidad de las fuerzas vitales del hombre que incluyen tanto las capacidades físicas como psíquicas. En este sentido, el Ba se representa como un pájaro con cabeza humana.

El pájaro Bennu representa la totalidad del concepto de Ba en el universo.

En el ciclo de la creación que refleja el papel que desempeñan el Ra dual y Osiris/Aus-Ra, al pájaro Bennu se le llama tanto Ba de Ra como Ba de Osiris/Aus-Ra, el BA completo.

En resumen, el Ba representa:

– Manifestación externa
– Personificación del poder y la fuerza vital

La manifestación del poder o el poder manifestado no puede existir de manera independiente (del cuerpo); y por lo tanto el Ba humano debe mantener contacto con el cuerpo.

6.  El Ka o Doble (Cuerpo Astral)

Ka es el poder que fija y hace individual el espíritu animado que es BA.

Ka es el complejo de poderes de atracción o magnéticos cuyo resultado es lo que actualmente llamamos personalidad: el sentido abrumador de “I” que habita al cuerpo pero que no es el cuerpo. (“I” puede incluso estar presente cuando el sentido del cuerpo se pierde totalmente como en una parálisis total o ciertos tipos de amnesia).

El Ka es complejo.

1. Existe el Ka animal relacionado con los deseos del cuerpo;

2. el Ka divino que responde a la llamada del espíritu; y

3. el Ka intermedio, que infunde el ímpetu necesario para lograr un control progresivo del Ka animal y situándolo al servicio del Ka divino.

El concepto de Ka se asienta en la convicción de que la vida activa y consciente no es la función del cuerpo, sino que más bien fluye de un poder superior que activa el cuerpo y por eso es el vehículo actual de la vida. El Ka es el poder vital. No existe vida consciente sin él. Solo existe mediante su efecto.

Cuando el cuerpo nacía le acompañaba un ser individualmente abstracto o espiritual, que era totalmente independiente y distinto del cuerpo físico, pero que moraba en el cuerpo, cuyas acciones se suponía que dirigía, guiaba y vigilaba y que vivía en el cuerpo hasta que el cuerpo moría. Jamás ningún niño sano nacía sin este ser espiritual, y cuando los egipcios le representaban siempre lo hacían asemejándose al cuerpo al que pertenecían, es decir, lo consideraban como su “DOBLE”. Su nombre en egipcio era Ka.

Ka al ser doble es el doble/la imagen de su Ba.

7. El Corazón (Ab)

El Ab es el corazón, que se corresponde con la consciencia. (Lo contrario de Ba = alma-corazón)

A Horus se le llamaba el “morador de los corazones”, el “señor de los corazones” y el “asesino del corazón”.

8. Sahu

A Sahu se le define como un cuerpo-espiritual, el cuerpo  metafísico [espiritual].

Los antiguos egipcios nunca creían que el cuerpo físico resucitara, sino que por el contrario, los textos indican claramente que el alma está en el cielo y el cuerpo está en la tierra. Los egipcios creían que algún tipo de cuerpo se alzaba de la muerte y continuaba su existencia en el Otro Mundo.

El cuerpo espiritual lograba alzarse desde el cuerpo físico a través de los ritos y las ceremonias que se realizaban sobre este último.

El día del entierro, mediante oraciones y rituales apropiados, el cuerpo físico tiene el poder de convertirse en un Sahu, un cuerpo metafísico (espiritual), el despertar.

Cuerpo espiritual = permanente e incorruptible.

Los textos del Antiguo Egipto dicen:

«Yo florezco y broto como las plantas
Mi florecer de la carne».

El cuerpo que se convierte en un Sahu tiene el poder de asociarse con el alma y de dialogar con ella. Puede ascender y vivir con los neteru (dioses y diosas), en su Sahus.

Sahu se muestra como una momia acostada en un sarcófago, muestra un cuerpo espiritual que es permanente e incorruptible.

La palabra “sahu” parece significar algo como “libre”, “noble”, “jefe”, y en este caso parece usarse como el nombre de un cuerpo que, por medio de las ceremonias religiosas que han sido realizadas sobre él, ha obtenido la libertad del cuerpo material y el poder por el cual se ha convertido en incorruptible y eterno.

De modo que aparecía la gran importancia de las ceremonias y ofrendas funerarias, que causaban que un cuerpo espiritual surgiera del cuerpo físico, y el Ka para continuar su existencia después de la muerte del cuerpo al que pertenecía.

Mediante los poderes de las oraciones y rituales, el cuerpo puede convertirse en Sahu, como las Dos Hermanas [Isis y Neftis] despertando a (Sahu) Osiris.

Cuando el cuerpo físico formaba el lugar de morada del Ka y del alma, entonces el cuerpo espiritual era capaz de proporcionar un lugar para que habitara el alma, por ello se decía con claridad que “las almas entran en su Sahu”. Y el cuerpo espiritual tenía poder para viajar a cualquier lugar del cielo y de la tierra.

9. Khat

A Khat se le define como un cuerpo físico/natural y corruptible.

Khat, significa corruptible, lo contrario de Akh, luminoso e incorruptible.

Khat está sujeto a deterioro, pero también podría referirse a un cuerpo momificado.

Los nueve componentes anteriormente mencionados en orden descendente desde su origen divino.

Desde la tierra y moviéndose hacia arriba a través de los niveles, es el proceso de desprenderse de estas diferentes “envolturas”, y moverse hacia los diferentes reinos hasta el punto superior en el cual el alma está capacitada, antes de que descienda de nuevo para renacer.

 

[Un fragmento de Cosmología Egipcia : El Universo Animado , Tercera Edición por Moustafa Gadalla]

Ver el contenido del libro en https://egypt-tehuti.org/product/03-cosmologia-egipcia-el-universo-animado/

————————————————————————————————–

Puntos de venta de libros:
A – Los libros de bolsillo impresos están disponibles en Amazon.com
B – Audiolibro está disponible en Amazon.comkobo.com, etc.
C: el formato PDF está disponible en Smashwords.com
D – El formato Epub está disponible en Kobo.com, Apple en https://books.apple.com/us/author/moustafa-gadalla/id578894528 y Smashwords.com
E: el formato Mobi está disponible en Amazon.com y Smashwords.com