Las familias santas egipcias/cristianas antiguas

Las familias santas egipcias/cristianas antiguas

 

La alegoría egipcia de Isis y Osiris explica de manera práctica todas las facetas de la vida. Esta historia de amor resuena con traición y lealtad, muerte y renacer, olvido y memoria, mal y justicia, deber y compasión, la manifestación de las fuerza de la naturaleza, el significado de hermandad y fraternidad y de maternidad/paternidad/hijandad, y los misterios del cuerpo, el alma y el espíritu.

La siguiente es una versión abreviada de la alegoría egipcia de Isis y Osiris, para de esta manera resaltar el origen egipcio del cristianismo. Este relato es una compilación de templos antiguos egipcios, tumbas y papiros, de hace más de 3.000 años antes del cristianismo, y es como sigue:

Atum quien se creó a sí mismo, engendró a los gemelos Shu y Tefnut, quienes a su vez dieron a luz a Nut (el cielo/espíritu) y Geb (la tierra/materia). [Más detalles sobre la creación del universo y del hombre en un capítulo siguiente.]

La unión de Nut (espíritu) y Geb (materia) produjo cuatro vástagos: Osiris, Isis, Seth y Neftis.

Al igual que el Jesús de la Biblia, Osiris simboliza lo divino en una forma mortal – combinando tanto espíritu (Nut) como materia (Geb).

Conforme a las tradiciones del Antiguo Egipto, Osiris vino a la tierra en beneficio de la humanidad, llevando el título de Manifestador de Dios y de la Verdad, del mismo modo que el Jesús bíblico.

La alegoría egipcia dice que Osiris se casó con Isis, y Seth se casó con NepthysNebt. Osiris se convirtió en el rey de la tierra (Egipto) después de casarse con Isis.

Osiris trajo la civilización y la espiritualidad de la gente, lo que les permite alcanzar la prosperidad. Él les dio un cuerpo de leyes para regular su conducta, resolvió sus disputas con justicia, y los instruyó en la ciencia del desarrollo espiritual.

Habiendo civilizado Egipto, viajó por todo el mundo para difundir las mismas instrucciones. Adondequiera que Osiris iba traía paz y aprendizaje a las personas.

Entre los dos evangelistas (Osiris y Jesús), hay vívidas similitudes. El hijo divino desciende del cielo. Dios bajó a la tierra para guiar el mundo. Ambos habían viajado para difundir la palabra.

Osiris indujo a la gente a aceptar sus enseñanzas, no por la fuerza de las armas, sino a través del uso de lecturas persuasivas, himnos espirituales y música. Diodoro de Sicilia escribió, en su Libro I [18, 4]:

Osiris era amante de la risa y se complacía en la música y las danzas;

De manera similar, el Jesús bíblico era persuasivo y fue aclamado como Señor de la Danza en un villancico navideño de la Edad Media.

Cuando Osiris regresó de su misión, fue recibido con un banquete real, donde fue engañado por Seth, el maligno, y sus cómplices en acostarse dentro de un ataúd improvisado. El grupo malvado rápidamente cerró y selló el baúl, y lo arrojó en el Nilo. Seth se convirtió en el nuevo faraón — mientras que el ataúd que contenía el cuerpo sin vida de Osiris desembocaba en el Mar Mediterráneo.

Tanto Jesús como Osiris fueron traicionados por comensales (Jesús por Judas, y Osiris por Seth) en sus propios banquetes privados. Se asumió que el Jesús bíblico tenía 23 años y Osiris 28, ambos eran jóvenes.

Entretanto, Isis, al recibir las noticias del destino y la desaparición de Osiris, sollozaba y prometió que nunca descansaría hasta que encontrara al Manifestador de la Verdad, a Osiris.

Isis buscó por todas partes, abordando a cualquiera que se encontrara, incluyendo a los niños, ya que se decía que los niños tenía/tienen el poder de adivinación.

En el Nuevo Testamento, el Jesús bíblico reconoce el poder de adivinación de los niños.

El relato cuenta que un día durante su búsqueda, Isis solicitó refugio en la casa de una mujer pobre.

Este punto significa el elemento esencial de las enseñanzas egipcias donde se enseña/enseñaba a no considerar a alguien superior a otro, sino a clasificarse a uno mismo como el más pobre, el menor, y el más humilde de la humanidad. Esto se aplica a todos, incluso a Isis, la Reina.

Al inventar raíces humildes para Jesús y su familia, el cristianismo olvidó el punto por el cual es el poderoso el que debe aprender a ser humilde.

La humildad se simboliza en la acción del Cristo Rey montando un burro, que representa el ego y el falso orgullo. Este es realmente el simbolismo del Antiguo Egipto.

La historia continúa diciendo que el ataúd de Osiris fue tomado por las olas y llevado a la costa de un país extranjero. Allí donde llegó, brotó un árbol que encerraba el cuerpo de Osiris. El árbol creció grande, hermoso y fragante. [Vea una representación del templo del antiguo Egipto a continuación.] Las noticias de este magnífico árbol llegaron a oídos del rey de esta tierra extraña, que ordenó que el árbol fuera cortado, y le trajeran su tronco. Él utilizó el tronco como una columna en su casa sin saber el gran secreto que contenía en su interior.

Esta es la referencia al árbol de la vida, y todo lo que ello implica. También es una referencia a la columna Tet (Djed) de Osiris.

En el cristianismo, esto se convirtió en el árbol de Navidad.

Isis tuvo una revelación en sus sueños de que el cuerpo de Osiris estaba en esta tierra extranjera. Por lo que de inmediato viajó allí. Entonces llegó vestida como plebeya y se hizo amiga de las doncellas de la reina y fue capaz de conseguir un trabajo en el palacio como niñera del príncipe bebé.

Isis, la Reina de Egipto, practicaba las enseñanzas egipcias que hacían hincapié en la práctica de la humildad de servir a otros sin excepción, para lograr la unión con su amor, lo Divino.

Luego, Isis confesó su identidad a la reina y el propósito de su misión. Entonces Isis le pidió al rey la columna. El rey le concedió su petición y ella rascó profundamente hasta sacar el baúl.

Isis volvió de nuevo a Egipto con el cofre conteniendo el cuerpo sin vida de Osiris. Ella escondió el cuerpo en las marismas del delta del Nilo. Isis usó sus poderes mágicos [de acuerdo a los Texos de las Pirámides número 632, 1636, y los murales en Abidos y File] para transformarse en una paloma. Dibujando la esencia de Osiris, concibió un hijo, Horus. En otras palabras, Isis se impregnó por el espíritu santo de Osiris. [Véase la representación del templo del antiguo Egipto a continuación.]

Esta acción simboliza la reencarnación y el renacimiento espiritual, una clave para entender la creencia egipcia en la vida después de la muerte.

[Representación de templo del Antiguo Egipto que muestra a Isis a la izquierda, como su esencia mágica consagrada en la paloma voladora que suscita la esencia de Osiris de ser preñada. A la derecha, una netert (diosa) con cabeza de rana, Heket, simboliza el poder de la fertilidad, representando la concepción y la procreación].

 

La concepción de Isis de Horus sin ningún hombre vivo es la versión documentada más antigua de la inmaculada concepción. La concepción sobrenatural y el nacimiento virginal de Horus se incorporaron al cristianismo.

El papel de Isis en la historia del modelo egipcio y la historia de la Virgen María son sorprendentemente similares, ya que ambas fueron capaces de concebir sin la impregnación de un hombre, y, como tal, Isis fue venerada como la Virgen Madre.

– Puede encontrar más información sobre el concepto de la concepción/nacimiento sagrado (virgen) del Antiguo Egipto en capítulos anteriores de este libro.

– Puede encontrar más información sobre el ideal de virginidad en la cultura del Antiguo Egipto en capítulos anteriores de este libro.

Cuando Seth escuchó sobre el nuevo niño (Horus), Seth fue a matar al recién nacido. Al enterarse de que Seth venía, se le dijo a Isis que lo llevara a un lugar apartado en las marismas del delta del río Nilo. [Según la representación del templo del Antiguo Egipto mostrada aquí].

 Esta es la historia en la que Herodes, al oír sobre el nacimiento del Jesús bíblico, se dispuso a destruir todos los varones recién nacidos. En el Nuevo Testamento el ángel del Señor le dice a José: “Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto”.

Como Isis, la Virgen María fue aclamada como la “Reina de las Marismas”.

Una festividad del Antiguo Egipto que celebra el nacimiento de Horus, se realizaba el 25 de diciembre, y se asemeja a la festividad cristiana de la Navidad. La celebración se llamaba El día del niño en su cuna, y se celebraba en el atrio y la capilla del Templo de Dendera. [Más información en un capítulo posterior].

La historia continúa diciendo que una noche (cuando Isis estaba cuidando a Horus mientras se escondían), y cuando la luna estaba llena, el malvado Seth y sus cómplices encontraron el cofre que contenía el cuerpo sin vida de Osiris y lo cortaron en catorce pedazos (el número catorce simboliza el número de días necesarios para dar forma a una luna llena). Osiris representa el principio lunar en el universo y es conocido como Osiris la Luna.

Cuando Isis escuchó acerca de cómo Seth y sus cómplices cortaron a Osiris en muchos pedazos y lo dispersaron por toda la tierra, su trabajo fue buscar cerca y lejos con el fin de recoger y juntar los pedazos de nuevo.

1. Enlazar o unir es el significado de la palabra “latina” religio, que es la raíz de la palabra religión.

2. Mediante la recolección y el recuerdo de la historia de Isis y Osiris, tenemos en nuestros corazones un cuento que expresa, en palabras de Joseph Campbell,

“la inmanencia de la divinidad en las formas fenoménicas del universo.”

Tan pronto como Horus creció a la edad adulta, desafió a Seth por el derecho al trono en lo que se llamó la Gran Pelea/Lucha en el desierto.

Isis, con la ayuda de otros, recogió todos los pedazos excepto el falo ((indicativo de reproducción física), que fue tragado por un pez en el Nilo. Ella entonces reunió el cuerpo desmembrado de Ausar y, con la ayuda de los demás, lo envolvió en vendas de lino, y lo momificó.

Tot, Isis y Horus realizaron la ceremonia de abrir la boca de la momia, y Osiris fue traído de vuelta a la vida como el Juez y Rey de los Muertos (el pasado), mientras que Horus tomó su lugar como rey de los vivos (el presente). Seth siguió siendo el Señor del desierto.

Esto representa el eterno ciclo del poder espiritual en la tierra: El rey ha muerto (Osiris); Larga vida al Rey (Horus).

Como el Pastor Perfecto, Osiris se muestra normalmente en un cuerpo humano barbudo momificado, portando el cayado del pastor (al ser el pastor de la humanidad) y el mayal (que simboliza la habilidad de separar el trigo de la paja).

El tema del pastor se encuentra en el Salmo 23; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

En muchos aspectos, el relato de la resurrección de Jesús es similar al de Osiris. Como Osiris, de él se dijo que había resucitado de entre los muertos. Los antiguos egipcios creían, como los primeros cristianos (Hebreos 4, 14), que el hombre no puede ser salvado por un todopoderoso lejano, sino solo por alguien que haya compartido la experiencia del sufrimiento y la muerte humanos.

– Tanto Osiris como Jesús sufrieron y murieron.

– Tanto Osiris como Jesús resucitaron al poco tiempo después de sus muertes. Recuperando la forma terrenal, afirmaban abiertamente la conducta apropiada y sus recompensas en el otro mundo, tras lo cual volvían al cielo, habiendo “salvado al mundo”.

– Ambos se convertían en los salvadores de aquellos hombres y mujeres que se transformasen, para garantía de la inmortalidad.

La Pasión medieval tiene con respecto a la muerte y la resurrección de Jesús estrechos paralelismos con la muerte y resurrección del Rey egipcio como Osiris.

Para finalizar, el relato bíblico acerca de la resurrección de entre los muertos de El-Asar o Lázaro ha conservado el nombre/concepto del Antiguo Egipto de Osiris cuyo nombre en la lengua del Antiguo Egipto era “Asar”. El milagro descrito en el Evangelio de Juan nunca fue un acontecimiento histórico, sino que era un símbolo ampliamente usado, profundamente arquetípico y recurrente del poder de Dios para resucitar a los muertos.

 

[Un fragmento de Raíces del Cristianismo del Antiguo Egipto por Moustafa Gadalla]

Ver el contenido del libro en https://egypt-tehuti.org/product/05-raices-del-cristianismo-del-antiguo-egipto/

——————————————————————————————————————–

Puntos de venta de libros:
A – Los libros de bolsillo impresos están disponibles en Amazon.com
B – Audiolibro está disponible en Amazon.comkobo.com, etc.
C: el formato PDF está disponible en Smashwords.com
D – El formato Epub está disponible en Kobo.com, Apple en https://books.apple.com/us/author/moustafa-gadalla/id578894528 y Smashwords.com
E: el formato Mobi está disponible en Amazon.com y Smashwords.com