Numerología Del Proceso De Creación

Numerología Del Proceso De Creación

 

1.Todo Es Número – El Misticismo De Los Números

Los antiguos egipcios tenían un sistema científico y orgánico de observación de la realidad. La ciencia actual se basa en la observación de todo en un estado muerto (inanimado). Las fórmulas físicas modernas de nuestros estudios científicos casi siempre excluyen el fenómeno vital durante todo el análisis estadístico. Para los egipcios antiguos y baladís, el universo, en su totalidad y en sus diferentes partes, está animado.

En el mundo animado del Antiguo Egipto, los números no designaron simplemente cantidades sino que se consideraron definiciones concretas de los principios energéticos formativos de la naturaleza. Los egipcios llamaron a estos principios energéticos neteru (dioses y diosas).

Para los egipcios, los números no sólo fueron pares e impares, sino también masculinos y femeninos. Cada parte del universo era/es masculina o femenina. No existe el neutro (una cosa). En el idioma egipcio sólo había él o ella.

Los egipcios manifestaron su conocimiento acerca del misticismo de los números en todos los aspectos de sus vidas. La evidencia de que Egipto poseyó este conocimiento es dominante. Algunos ejemplos:

1 – El concepto de números animados en el Antiguo Egipto fue descrita de forma elocuente por Plutarco, en Moralia Volumen V, describiendo el triángulo 3:4:5:

«Pues bien, hay que comparar la altura al macho, la base a la hembra y la hipotenusa al hijo de ambos; y representarse a Osiris como principio, a Isis como el elemento receptor y a Horus como el resultado perfecto. El tres es, en efecto, el primer número impar y perfecto; el cuatro es el cuadrado del número par dos; el cinco en cierto modo se parece a su padre y en cierto modo a su madre, como suma que es del tres y del dos. Y pánta (“el universo”) es una palabra derivada de pénte (“cinco”) y a “contar” se refieren con la palabra pempásasthai (“contar por cinco”).

Cinco forma un cuadrado a partir de sí mismo».     

La energía y las interacciones entre estos números muestra cómo son masculinos y femeninos, activos y pasivos, verticales y horizontales, …etc.

2 – Plutarco señaló que el Uno, para los egipcios, no era un número (impar) ya que él escribió que Tres es el primer número impar perfecto. Para los egipcios, el uno no era un número, sino la esencia del principio básico del número, todos los demás números parten de él. El Uno representa la Unidad: el Absoluto como la energía no polarizada. El Uno no es ni impar ni par sino ambos, ya que si se añade a un número impar lo convierte en par y viceversa. Así que combina los opuestos de impar y par, y todos los demás opuestos en el universo. La Unidad es una consciencia perfecta, eterna e indiferenciada.

3 – El encabezamiento del papiro del Antiguo Egipto conocido como el Papiro (denominado “matemático”) de Rhind (1848-1801 AEC) dice,

Cálculo exacto para entrar en conocimiento de todas las cosas existentes y de todos los oscuros secretos y misterios.

La intención es muy clara, que los antiguos egipcios creyeron y establecieron las reglas para los números y sus interacciones (denominadas matemáticas) como las bases para “todas las cosas existentes”.

4 – El método de cálculo del Antiguo Egipto tenía una relación directa con los procesos naturales y lo metafísico. Incluso el lenguaje empleado en los papiros egipcios sirve para fomentar este sentido de interacciones de energía y de vida. Vemos este entendimiento, por ejemplo, en el artículo núm. 38 del papiro egipcio conocido como el Papiro (denominado “matemático”) de Rhind, que dice,

“Desciendo tres veces al hekat (una fanega, unidad de volumen), se me añade una séptima parte de mí mismo y me vuelvo plenamente satisfecho”.

5 – El famoso himno del Antiguo Egipto del Papiro de Leiden J350 confirma que el simbolismo de los números ha sido practicado en Egipto, al menos desde el Reino Antiguo (2575-2150 AEC). El papiro de Leiden consta de una composición ampliada, que describe los aspectos principales de los relatos antiguos de la creación. El sistema de enumeración, del papiro, identifica el aspecto/principio de la creación y establece la correspondencia entre cada uno con su número simbólico.

Este papiro egipcio consta de 27 estrofas, numeradas del 1 al 9, del 10 al 90 en decenas y del 100 al 900 en centenas; de las cuales solo se conservan 21. La primera palabra de cada una es un tipo de juego de palabras sobre el número correspondiente.

Algunas partes del Papiro de Leiden se debatirán en los próximos capítulos en relación con el misticismo/evaluación numéricos. Sin embargo puede encontrar un completo análisis en Egyptian Alphabetical Letters of Creation Cycle de Moustafa Gadalla.

6 – El nombre del Antiguo Egipto para los mayores templos de Egipto, es decir el complejo de templos de Karnak, es Apet-sut, que quiere decir Enumerador de los lugares. El nombre del templo habla por sí mismo. Este templo se comenzó a construir en el Reino Medio alrededor del año 1971 AEC, y se fue ampliando de forma continua durante los siguientes 1.500 años. El diseño y la enumeración, en este templo, son coherentes con los códigos numéricos de la creación.

El concepto egipcio de simbolismo numérico se popularizó posteriormente en occidente a través de Pitágoras, educado en Egipto (alrededor de los años 580–500 AEC). Como es sabido, Pitágoras estudió durante unos 20 años en Egipto.

No queda nada de los escritos de Pitágoras y de sus seguidores inmediatos. Sin embargo, el mundo académico occidental atribuyó a Pitágoras y a los denominados Pitagóricos, una lista abierta de grandes avances. El mundo académico occidental les emitió un cheque en blanco.

Se dice que Pitágoras y sus seguidores vieron los números como conceptos divinos, ideas del Dios que creó un universo de una variedad infinita, y orden satisfactorio, a un patrón numérico.

13 siglos antes del nacimiento de Pitágoras se expusieron los mismos principios, en el encabezamiento del papiro egipcio, Papiro de Rhind, que promete,

Cálculo exacto para entrar en conocimiento de todas las cosas existentes y de todos los oscuros secretos y misterios.

En los siguientes capítulos se describirán brevemente alguno de los números y sus significados simbólicos.

 

2. Progresión Natural – La Secuencia Ordenada Del Ciclo De La Creación

La creación es la resolución (dando definición y trayendo al orden) del caos (la energía o materia indiferenciada y la consciencia) del estado primitivo. Todos los relatos del Antiguo Egipto sobre la creación la presentaron con etapas ordenadas, bien definidas y claramente delimitadas. Los egipcios representaron la primera etapa de la creación como Atam/Atum/Atem surgiendo de Nu/Ny/Nun, la sopa de neutrones.

A través de los textos del Antiguo Egipto, descubrimos sistemáticamente cómo un estado del ser desarrolla, o mejor aún, se incorpora al nuevo estado del ser. Y siempre encontraremos que dos estados cualquiera consecutivos son la imagen uno del otro. No es sólo correcto científicamente, sino ordenado, natural y poético. Los egipcios fueron famosos por escribir en formas poéticas estos temas científicos y filosóficos.

Los números se ajustan a la disposición de las cosas naturales, el creador estableció órdenes para la mayoría de cosas naturales. Los números no son ni abstracciones ni entidades en sí mismos. Los números son nombres aplicados a las funciones y principios sobre los cuales se creó y se mantuvo el universo.

 

3. El Número Dos Universal – Isis, El Principio Femenino

Hemos visto cómo una creación ordenada, en la forma de Atam, el Único Completo, surge del caótico estado del Nun, la nada, lo anterior a la creación.

También hemos visto cómo un estado del ser desarrolla o se incorpora al nuevo estado del ser, y cómo cada dos etapas consecutivas son imágenes una de la otra. Nun y Atum son imágenes uno del otro, como el 0 y el 1, en el que 0 es la nada, lo inexistente y 1 es el todo.

La primera cosa que se desarrolló desde la luz de la unidad del Único Completo fue la fuerza de la Razón Activa, cuando Él hizo surgir el dos desde el uno, por repetición.

Esta idea de la razón activa divina es la primera “cosa” a partir de la cual la existencia puede continuar como la ley, la descendencia, y la imagen del primero, Atam. La capacidad de concebir, tanto mental como física, se representó de forma natural a través del principio femenino, Isis, siendo el lado femenino de la unidad de Atam. Esto se constató claramente en los escritos de Plutarco cuando escribió en su Moralia Volumen V,

«… desde, debido a la fuerza de la razón. Isis se transforma en esta o en aquella cosa y recibe todas las maneras de estados y formas».

Esta es Isis la Mente Divina o Inteligencia Divina, o principio Intelectual Divino, que comienza la existencia de la Pluralidad o Complejidad o Multiplicidad.

La relación entre el dueño del universo, el Único Completo, y la madre de la creación se describe mejor en términos musicales. La relación entre Adam, el único Completo, y su imagen femenina (siendo Isis) es como la relación entre el sonido de una nota y su nota octava. Considerar una cuerda de una longitud determinada como una unidad. Al hacerla vibrar, esta produce un sonido. Detener la cadena en su punto medio y hacerla vibrar. La frecuencia de las vibraciones producidas es el doble que la dada por la cuerda completa, y el tono se incrementa en una octava. La longitud de la cuerda se ha dividido en dos, y el número de vibraciones por segundo se ha multiplicado por dos: la mitad (1:2) como su opuesto creado de un espejo (2:1), 2/1. Atam e Isis representan esta relación armónica.
El número de Isis es el dos, que simboliza el poder de la multiplicidad, la mutable femenina, recipiente, horizontal, que representa la base de todo.

En el pensamiento del Antiguo Egipto, Isis como el número dos es la imagen del primer principio, la inteligencia divina.

La relación de la inteligencia con el Único Completo, Atam, es la misma que la de la luz solar al ser irradiada desde el sol. Los textos del Antiguo Egipto describen a Isis como el sol divino, puesto que la llamaban.

la hija del Señor universal.
El Ra femenino.
La Dadora de luz en el cielo con Ra.

Entonces, Isis es la energía emanada desde el Único Completo. Como el principio femenino del universo, sólo ella puede concebir y ofrecer el universo creado.

Es decir, Isis es la imagen del impulso creativo cósmico, reconocido por el término Ra. Por lo tanto, cuando hablan de Ra, los textos del Antiguo Egipto dicen:

“Tú eres los cuerpos de Isis”.

Esto explica que Ra, la energía creativa, también aparezca en los diferentes aspectos del principio femenino cósmico Isis. En este sentido, a Isis se le denomina como:

– El Ra femenino.
– La Señora del principio de los tiempos.
– El prototipo de todos los seres.
– El mayor de los neteru – [significa las fuerzas divinas].
– La Reina de todos los neteru.

En los textos del Antiguo Egipto se reconoce a Isis como la Diosa-Madre.

Por su ternura Isis es, nuestra Diosa-Madre. Ella, el principio femenino, es la matriz del universo creado. Siendo matriz un término maternal, mater-x.

A nivel intelectual, la primera idea es elaborar un plan ordenado. Los antiguos egipcios hicieron hincapié en la naturaleza ordenada y armónica del proceso de la creación, así representan a Maat como el Orden y la Armonía Divinos. Maat es una de las manifestaciones del principio femenino, Isis.

De esta forma el papiro del Antiguo Egipto, conocido como el Papiro de Bremner-Rhind, nos explica lo que es el plan.

«Yo concebí con mi propio corazón; allí vinieron a la existencia multitud de formas de criaturas vivas, a saber, las formas de los hijos y las formas de sus hijos».

El primer paso para comenzar la creación fue concebir el concepto de lo múltiple (seres divinos) fuera del Único. La Diosa-Madre Isis concibió el plan, metafísicamente o intelectualmente, en su tierno corazón. Esto es tan elocuente y poético, ya que el corazón se considera y consideró como un símbolo de las percepciones intelectuales, la consciencia y la valentía moral. A Isis, como tal, también se le denomina como el Corazón Poderoso.

Resulta elocuente que Isis la Madre Divina, al ser la matriz del universo, también es quién concibe el plan de la creación y después suministra sus partes, siendo la madre tanto de sus hijos como de los de ellos.

Los textos del Antiguo Egipto hacen hincapié en una secuencia ordenada de la creación, que es básicamente un sistema de emanación, procesión o irradiación necesario acompañado por una aspiración o vuelta a la fuente también necesaria. Todas las formas y fases de la Existencia fluyen de lo Divino y todo se esfuerza en volver a él y mantenerse allí.

 

4. El Número Tres Universal – Osiris, El Principio Masculino

Ahora cuando en la Razón Divina se concibe el plan de la creación, el próximo paso lógico es traerlo a la vida. Por lo tanto, Isis, el Pensamiento Divino engendra un poder apto para la realización de su Idea. El Alma del Todo o el Alma Universal de Todo provocan el plan de traer a la vida o de animación de la creación. En el Antiguo Egipto, Osiris representó el alma universal, el tercero en la secuencia de la creación y el número 3 se comunicó a través de él. Osiris es la emanación eterna y la imagen de la Hipóstasis Segunda, el Principio Intelectual.

Cada etapa de la creación tiende a engendrar una imagen de sí misma, también tiende a volver a unir lo siguiente superior, de lo cual ella misma es una sombra o manifestación inferior, Isis es una imagen del primer principio y su sombra es Osiris. ¡Qué esclarecedor!

En la secuencia ordenada de la creación, el principio femenino Isis fue quién después concibió el plan dándole la vida. En este sentido, a Isis se la llamó:

– Isis, la Dadora de la Vida.
– Isis, la Señora de la Vida.
– Isis, la Generadora Vida.
– Isis, la Moradora en Neteru.

 

5. La Trinidad y Dualidad Universales

Como ya hemos visto, se toman tres componentes para crear y para que algo nazca. Así el modelo de la generación engloba los tres elementos de la Trinidad Creadora, que son, en la descripción más breve:

El primero es El Único o Existencia Primera, llamado Atum por los egipcios. El Único completo, el Uno es todo.

El segundo es el principio femenino llamado Isis que consta de la Mente Divina o Pensador y Pensamiento Primeros, el lugar de la concepción metafísica y física, la matriz, la cámara, el universo completo.

El tercero es el principio masculino, animado, vivaz, dinámico y energético llamado Osiris, conocido como el Alma Universal.

Los antiguos egipcios reconocieron el significado de la trinidad en el proceso de la creación. En este sentido, los textos del Antiguo Egipto interpretaron la trinidad como una unidad expresada a través del pronombre singular, es decir, es el Tres que era el Dos que era el Uno.

La Tríada es La Divinidad y es lo Divino. Es la expresión de la energía saliente de la Divinidad. Todo esto se expresa con elocuencia en el texto del Antiguo Egipto, conocido como el Papiro de Bremner-Rhind:

Yo era anterior a los Dos anteriores que Yo hice,
porque Yo tenía la prioridad sobre los Dos Anteriores que yo hice,
porque mi nombre era anterior a los suyos,
porque yo lo hice antes de los Dos Anteriores…

Este texto egipcio nos muestra que la Unidad, volviéndose consciente de si misma, crea la energía polarizada: dos nuevos elementos, cada uno de los cuales comparte la naturaleza del Uno y del Otro. Es decir, cada principio femenino y masculino participa en el otro.

A nivel intelectual, el principio femenino es tanto pasivo como activo, ya que Isis concibe el plan de un modo pasivo, después le ofrece la vida, de este modo refleja su actividad como una extensión de su pasividad, es decir, la inteligencia y el alma del mundo permanecen en relación de la inteligencia activa y pasiva.

La inteligencia es tal como es, siempre es la misma, al descansar en una actividad estática. Este es el atributo femenino. El trabajo del Alma es el movimiento hacia y alrededor de él, pasando desde la Inteligencia al Alma y haciendo al Alma intelectual, sin hacer otra naturaleza entre la Inteligencia y el Alma.

Y a nivel del alma, Isis es el alma pasiva y Osiris es el alma activa.

Una y otra vez, encontramos que la secuencia de la creación se basa en una etapa de progresión natural, así como en la imagen de la etapa siguiente y la opuesta.  La reacción en cadena (por así decirlo) de la creación es de lo activo-pasivo a lo pasivo-activo.

El tiempo se presenta como la ‘vida’ del Alma, en contraposición a la Eternidad, que es el modo de existencia de la Inteligencia. No obstante, el Alma es una entidad que abarca varios niveles de realidad, y nos encontramos en ocasiones con el aspecto más elevado, como mínimo, del Alma integrada más ampliamente en la inteligencia.

La relación entre el alma y la inteligencia es como la relación de la luz de la luna y la luz del sol. Igual que la luna se llena de la luz del sol y su luz se convierte en una imitación de la luz solar, de la misma manera el alma recibe la irradiación de la inteligencia, sus virtudes se convierten en perfectas y sus leyes imitan las leyes de la inteligencia. Cuando sus virtudes se convierten en perfectas, entonces conoce su esencia o yo y la realidad de su sustancia.

Las fuerzas combinadas de la mente divina y del alma divina hacen posible la creación del mundo natural. Isis como el Principio Intelectual Divino tiene dos leyes, una de contemplación ascendente de El Único y otra de ‘generación’ hacia Todas las Almas inferiores. Asimismo, el Alma de Todo tiene dos Leyes: la que contempla a la vez el Principio Intelectual y “genera” las bondades de su propia perfección, Alma Generativa y de  Mirada hacia la Naturaleza, y aquella que genera o crea lo inferior, el Universo material del modelo de los Pensamientos Divinos, las “Ideas” fijadas dentro de la Mente Divina. El Alma de Todo es la causa móvil del movimiento y de la forma o del Universo imbuido de sentido o material, que es la Ley y emanación, imagen y “sombra” del Alma.

Con las fuerzas combinadas de las energías femeninas y masculinas, el plan de la creación puede cobrar vida.

 

6. El Número Cinco Universal – Horus, El Fenómeno

Mientras que el dos simboliza el poder de la multiplicidad, lo femenino y el recipiente mutable, el tres simboliza lo masculino. El cinco era la música de las esferas, las armonías universales entre estos dos primitivos símbolos universales de lo masculino y femenino de Osiris e Isis, uniéndose de una manera celestial creando su hijo, Horus (el número 5).

Todos los fenómenos sin excepción son polares por naturaleza y triples por principio. Por eso, el número cinco es la clave para entender el universo manifestado, que Plutarco explicó en el contexto egipcio,

«…Y panta (todo) es una palabra derivada de pénte (cinco)…»

En el Antiguo Egipto, el modo en el que se escribía el número cinco indicaba su significado y su función. El número cinco en el Antiguo Egipto se escribía como dos I I sobre tres I I I, (o a veces como una estrella de cinco puntas). En otras palabras, el número cinco (el hijo-Horus) es el resultado de la relación entre el número dos (la madre-Isis) y el número tres (el padre-Osiris).

 

7. La Secuencia Numérica De La Creación 2,3,5 … La Serie De Sucesión

La secuencia de la creación numérica de Isis seguida por Osiris seguida por Horus es 2,3,5, …

Esta es un serie progresiva que comienza con los dos números primarios del sistema del Antiguo Egipto, es decir el 2 y el 3. Después se añade a su total el número anterior, y así sucesivamente, cualquier cifra es la suma de las dos precedentes. Por lo tanto, la serie sería la siguiente:

2
3
5 (3+2)
8 (5+3)
13 (8+5)
21 (13+8)
34 (21+13)
55 (34+21)
89, 144, 233, 377, 610, . . .

La Serie de Sucesión se refleja en toda la naturaleza. El número de semillas de un girasol, los pétalos de cualquier flor, la disposición de las piñas de pino, el crecimiento de una concha de nautilus, etc., todo sigue el mismo patrón de esta serie.

[Véase más información acerca de esta serie de sucesión y su uso en el Antiguo Egipto durante al menos 4500 años en La Arquitectura Metafísica Del Antiguo Egipto por Moustafa Gadalla.]

 

[Un fragmento de Cosmología Egipcia : El Universo Animado , Tercera Edición por Moustafa Gadalla]

Ver el contenido del libro en https://egypt-tehuti.org/product/03-cosmologia-egipcia-el-universo-animado/

————————————————————————————————————————

Puntos de venta de libros:
A – Los libros de bolsillo impresos están disponibles en Amazon.com
B – Audiolibro está disponible en Amazon.comkobo.com, etc.
C: el formato PDF está disponible en Smashwords.com
D – El formato Epub está disponible en Kobo.com, Apple en https://books.apple.com/us/author/moustafa-gadalla/id578894528 y Smashwords.com
E: el formato Mobi está disponible en Amazon.com y Smashwords.com